Anabel

Anabel

lunes, 13 de julio de 2015

Gracias, MUSE





por llenarme de buenas dosis de energía positiva en vuestro concierto de antes de ayer en Bilbao.

El BBK Live de este año estaba siendo más bien flojillo (pese al buen trabajo de Future Islands o Capital cities, entre otros), hasta que llegasteis vosotros.

Matthew Bellamy, Dominc Howard, Christopher Wolstenholme,

sois unos genios, supongo que ya os lo habrán dicho.

Vuestros directos rozan lo sobrehumano (una amiga me lo dijo boquiabierta varias veces durante el trascurso del concierto: "¡Suenan igual que en sus discos!"), os acompañáis de una parafernalia espacio-conspiranoica perfecta (bravo por las imágenes proyectadas, vuestro confeti variado de agradecimiento, y los globos/drones/planetas flotantes), y la interactuación con el público es impecable: sin poneros pelotas pero sin mantener tampoco esa desagradable actitud distante de algunos artistas que enfría cualquier show, hacéis que vuestros devotos fans nos sintamos parte de una secta.

La secta más divertida, inocua y marchosa del mundo.

Os lo dice una que coreó vuestras suaves consignas y ejecutó vuestras propuestas de acompañamiento pese a odiar las órdenes y las jerarquías.

Nada más que decir, Caballeros de la Sidonia marciana, músicos rebeldes contra el Nuevo Orden Mundial, musas crepusculianas (parece que a vuestro pesar).

Ahora me enfrentaré con más fuerza a los meses que me vienen encima, en los que las incógnitas y el suspense sobre mi futuro laboral siguen imbatibles.

Pero no pienso perder el tiempo para que el tiempo no me eche a perder.



No hay comentarios:

Publicar un comentario