Anabel

Anabel

viernes, 1 de abril de 2016

Master con Bolsa de trabajo: ¿camelo deluxe?




En mi caso, por ahora, así ha sido. 

Las dos presuntas y seductoras Bolsas de trabajo que publicitaban los publicitadores de los dos Master que tengo no me han servido de nada. Ni he tenido constancia de que existieran realmente. Porque que yo sepa, ni a mí ni a mis compañeros nos han ofrecido jamás trabajos ad hoc por el simple hecho de haber realizado el Master X o Y. 

Con esto no quiero decir que todos los Master así anunciados pasen olímpicamente de las Bolsas de trabajo en cuanto sus alumnos se sacan el título. Pero sí que creo que este reclamo que tanto se molestan en resaltar merecería ser más cuidado. Porque si no, los responsables del Master de turno quedarán como unos cameladores deluxe

Es decir, muy bonito todo mientras dura (clases más o menos interesantes, entrevistas en grandes empresas para prácticas, la sensación de que uno está a puntito de entrar con buen pie en cierto mundillo laboral...). Pero en cuanto la remesa del curso finiquitado se larga, hale, si te he visto no me acuerdo. 

Y a continuación, nuevos anuncios del Master en prensa, Internet, etc..., para captar nuevos alumnos. 

Eso no está bien, nada bien, señores míos. 

La reflexión de hoy la hago porque ayer estuve acordándome de que hace justo diez años estaba yo a punto de terminar uno de mis dos Master, en este caso, de Periodismo Multimedia. Un célebre Master organizado por un gran grupo de medios de comunicación multimedia con gran presencia en prensa, radio, televisión, Internet y producción audiovisual. 

Como os podéis imaginar, uno de sus grandes reclamos era lo que aquí estamos tratando, y yo, desde luego, pensé que cursarlo me abriría muchas puertas, que sería tenida en cuenta con especial atención en procesos de selección para trabajar en algún medio del grupo (que haberlos, haylos).

Pero no, me equivoqué. En cuanto terminó el curso (muy muy caro y bastante duro, prácticamente vivía en las instalaciones del Master entre semana, y hasta fuimos a currar allí un domingo), no volví a saber del grandioso Grupo de Comunicación Multimedia. 

Ni mails informativos con ofertas de trabajo para currar en el conglomerado (qué les costaría hacer una lista de ex-alumnos y pasarnos algún link de vez en cuando), ni recomendaciones ni conexiones (me consta que en mi curso había gente muy válida para una o varias materias), ni un espacio de RR.HH. en su página oficial como Dios manda. 

Si hasta os cuento que la pestaña "Trabaja con nosotros" estaba estropeada (daba error en cuanto clickabas) hasta que les envíe un mail diciéndoles que aquello no funcionaba. Lo arreglaron en menos de 48 horas. Ahora te invitan a que les envíes tu CV y les expliques, vivan las cribas New Age, por qué quieres trabajar con ellos. 

Imaginad dónde acabarán vuestros lindos CV...



Y termino ya contando un chascarrillo bastante irritante...

¿Sabéis cómo contrataron al actual crítico de cine de uno de sus diarios más importantes? 

Recurriendo al amigo de un periodista que trabaja en dicho periódico, que frecuenta cierto cine-club. Él les recomendó a un chaval del grupete. Por eso desde hace algunos años este muchacho se dedica a ir al cine unas tres veces por semana, escribir críticas de cine y reportajes de varias caras, y cobrar por ello, naturalmente. Se trata de una persona a la que barajaron vetar la entrada en ese cine-club por chanchullos de desfalco y malos modos (ya sé que esto es intrascendente, pero me parece un agravante) y que no tiene ningún estudio relacionado con la redacción o la comunicación. Pero tuvo la Gran Fortuna de ser amigo del amigo de no sé quién. 

Pero quizás todo este post sea un despropósito y la culpable sea yo, que no me he enterado bien de cómo funcionan mis dos sabrosas Bolsas de trabajo. Y que no sé sacarles todo el partido. 

Buen día. Sed felices. Y tened cuidadín con estas cosas. Más nos vale tener apigos importantes que estudiar como seminaristas. 



3 comentarios:

  1. Pues claro que es intrascendente que ese "muchacho" haya tenido jaleos personales en su club de cine. Aquí de lo que se trata es que lo han enchufado pero bien. Por eso creo que ese detalle le quita credibilidad a tu texto. Quedaría mejor si lo quitaras. Es mi opinión.

    El Unplugged

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Anabel. Como siempre. Está claro que sabes de lo que hablas y yo lo conozco bien. Afortunadamente para ellas, hay personas que no saben lo que cuesta encontrar un trabajo. Un fuerte abrazo Anabel.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por los comentarios.

    Y al Anónimo 1: lo lamento, pero no voy a modificar el post. Ya he explicado que esos "jaleos personales" son un agravante de la crítica que le hago al enchufazo.

    ResponderEliminar